Willie B. Planas

 
 
 

BIO

Willie B Planas es un polifacético músico que empezó como violonchelista, continuó como guitarrista en bandas de rock (entre otras miembro incondicional en toda la trayectoria de la banda The Pauls), y posteriormente se inició en la composición. Bluetick supuso una prolífica y ecléctica plataforma donde empezó a desarrollar esta faceta, y bajo cuyo nombre recoge y se han grabado distintos álbumes no publicados. Muestra de alguno de sus primeros temas también puede encontrarse en la discografía de The Pauls

DISCOGRAFÍA

“Mecca”(Two Mad Records, 2015)

Willie B Planas Mecca Reza el epitafio de John Wayne lo siguiente: «feo, fuerte y formal». Estos tres atributos serían los más apropiados para describir Mecca (TMR 2015) si lo comparamos con los dos trabajos anteriores de W.B Planas. O por decirlo de otro modo, más crudo, con más decibelios y más clásico. «Me ha dado tiempo a aprender y a desaprender mucho. Ahora soy mucho más perfeccionista y exigente en la honestidad que busco en las canciones y en la coherencia que quiero darle a un disco, pero me importan mucho menos otras cosas en las que solía perder mucho tiempo, como por ejemplo el sonido o la producción».
 

Acompañado en esta ocasión de Ekain Elorza (batería), Paul Zinnard (bajo y coros) y Paco López (guitarra eléctrica y coros), los cuatro músicos moldean estos ocho nuevos cortes que integran Mecca para trasladarlos entre todos a un terreno común: el del rock. «Me gusta pensar que me amoldo al tipo de músicos con los que tengo oportunidad de trabajar para que todos juntos lleguemos a un terreno común. Por tanto el sonido de Mecca es el resultado de la asociación de músicos que hemos participado». Es precisamente en esa doma de la canción – o como mejor expresa Möbious Band: «in the training of the wild beast»- desde donde sin duda puede apreciarse el discurso musical de este disco. «Esa verdad plena, y por ello imperfecta, puede escucharse y sentirse en una grabación así planteada, y eso era lo que quería defender a toda costa para este proyecto».

 
 
“Landscapes & Still-Life”(Two Mad Records, 2013)

Portada Landscapes (Internet)Con Landscapes & Still-life, Willie B. Planas presenta, de la mano de Two Mad Records, su segunda referencia discográfica.
En esta ocasión el autor se aleja de las letras más emotivas de su predecesor, «The Great Divide» (Two Mad Records 2011), para describir, tal y como su título indica, en paisajes y naturalezas muertas la percepción de su universo particular. Con textos algo más abstractos que en «The Great Divide» el músico transforma estas imágenes en las ocho canciones que integran el álbum.
A diferencia del espíritu acústico y relajado de su primer trabajo, el resultado es en esta nueva entrega claramente más enérgico. Ello es así probablemente por la conversión a un cuarteto integrado por músicos como Mauro Mietta (piano y B3), Paul Zinnard (bajo y producción), Miquel Ferrer (batería) y el propio Willie B. Planas (voz, guitarra y armónica).
Landscapes & Still-life se grabó el pasado 31 de julio de 2012 en Madrid, Estudio Uno, con Pablo Pulido al control técnico, quien además se hizo cargo de la mezcla de las canciones.

 

 

 

“The Great Divide”(Two Mad Records, 2011)
Willie Planas Cover (red)Primera publicación discográfica de Willie B Planas, que surge tras un breve pero intenso proceso de composición, y cuyo título hace referencia a la gran línea divisoria de las aguas, metáfora que viene a hablar sobre aquello que nos une y nos separa. Las canciones que recoge este disco tienen una coherencia totalmente intencionada, y han sido interpretadas y grabadas con toda la frescura y crudeza que tiene la canción recién concebida. Así, en su traslado al estudio, la producción de este disco a cargo de Carlos Oliver y Jesús Alcañiz, ha querido reflejar y mantener de forma espontánea ese espíritu. Y de ahí la práctica ausencia de arreglo, la huída de estilo formal y el máximo respeto por la canción, a la que tan solo ha tratado de arropar, subrayando con sumo cuidado y con lo mínimo, sus pequeños matices. El resultado hace de “The Great Divide” un álbum relajado, acústico, de canciones sencillas con guitarra, voz y pocos condimentos más.